Hongos que atacan la madera

GRUPO: Hongos de la pudrición y que no pudren la madera
REINO: Plantae
DIVISIÓN (=PHYLUM): Mycota
SUBDIVISIÓN: Eumycota

Los hongos que causan pudrición en la madera (principalmente la pudrición marrón, (el hongo conductor de agua y la pudrición blanca) causan tanto, si no más daño anualmente a las estructuras que las termitas.
Los costos de reparación residenciales para 1960 fueron 7,6 billones de dólares y se estima que para el año 2000, los costos proyectados sean más de 17 billones de dólares. Con frecuencia, el daño atribuido a las termitas en realidad fue principalmente causado por hongos causantes de pudrición debido a que las condiciones de humedad favorables al hongo no fueron corregidas.La presencia de hongos que no causan pudrición (principalmente el hongo manchador de superficies, los mohos y royas y el hongo manchador de savia) son una buena indicación de que existen condiciones que pronto favorecerán el desarrollo de hongos causantes de pudrición.

Reconocimiento:

Se debe revisar el tratado individual para detalles. Sin embargo, cada grupo puede ser brevemente descripto de la siguiente forma (del 1 a 3 son hongos que no causan pudriciones, mientras que del 4 al 6 son hongos
causantes de pudriciones de la madera):
1. Hongos que manchan la savia (hongo de la mancha azul). Producen profundamente dentro de la madera hifas (tallos moniliformes) coloreadas. El color de la mancha por lo general es azuloso, negro azuloso, gris o marrón.
2. Hongos que manchan la superficie (mohos y royas). Producen hifas (tallos moniliformes) sin color dentro de la madera y esporas (semillas) coloreadas sobre las hifas de la superficie de la madera que le dan una apariencia polvorienta y aterciopelada. Las esporas pueden ser negras, marrones, grises, azules, anaranjadas o blancas.
3. Pudrición blanca de bolsa (pudrición de bolsa, bolsa blanca, lente blanco). Producen numerosas hendiduras pequeñas rellenas de hifas blancas (tallos moniliformes) en la madera de los árboles vivos de coníferas (siempre verdes), generalmente pino Douglas. No sobreviven en productos de madera.
4. Pudrición marrón. Por lo general la madera se vuelve marrón. Al secarse, la madera se encoge en pequeñas piezas cúbicas con grietas perpendiculares al grano de la madera. Las piezas cúbicas se destruyen fácilmente y se hacen polvo.
5. Hongos transportadores de agua (Poria incrassata, pudrición seca). Producen abanicos miceliares (masas de hifas) como de papel blanco amarillento y parecidos a raíces rizomórficas (tallos gruesos de hifas) que pueden ser de blancuzcos a amarronados a negro. Producen un tipo de pudrición marrón.
6. Pudrición blanca. Le dan a la madera apariencia blancuzca, generalmente con líneas zonales negras. La madera se vuelve esponjosa y fibrosa, no quebradiza.

Identificación:

Es necesario por lo menos ser capaz de determinar si el hongo que se tiene a la mano es un hongo causante o no causante de pudrición. Si es un hongo causante de pudrición, entonces se requiere reconocimiento entre hongo conductor de agua (Poria incrassata) versus pudrición marrón o blanca ya que se necesitan diferentes medidas de control.
Biología:

Los hongos productores y no productores de pudriciones son plantas con ausencia de clorofila. Por lo tanto, como no pueden producir sus propios alimentos de carbohidratos, viven de los carbohidratos contenidos o almacenados en la madera. El cuerpo reproductivo del hongo o esporas (“semillas”) germinan donde existen las condiciones adecuadas de oxígeno, temperatura y humedad, desarrollando hifas moniliformes. Las hifas secretan enzimas (productos químicos) que desdoblan la madera en alimento útil. Conforme crecen, las hifas se ramifican en repetidas ocasiones, a veces formando masas blancas de hifas llamadas tapetes miceliares o abanicos en la superficie o las grietas. Las hifas de algunos hongos forman tallos gruesos parecidos a raíces llamados rizomorfos que les permiten conducir agua por grandes distancias. Eventualmente se producen estructuras vegetativas llamadas esporóforos (algunos son llamados champiñones, setas, hongos). Estos esporóforos producen billones de esporas que son diseminadas por el aire, agua, insectos, animales y humanos. Algunas esporas pueden permanecer latentes por años hasta que estén presentes las condiciones adecuadas para su crecimiento.

Los hongos que atacan a la madera, para su crecimiento requieren la combinación adecuada de comida (alimento), humedad (agua) y temperatura (media) de acuerdo a lo siguiente:
1. Alimento. Los hongos causantes de pudrición de la madera utilizan como alimento la celulosa y la lignina de las paredes celulares de la planta, lo que reduce significativamente la resistencia de la madera. El hongo de la pudrición marrón utiliza como alimento principalmente celulosa, mientras el de la pudrición blanca usa ambas, celulosa y lignina. Los hongos que no producen pudrición de la madera como los que manchan la superficie o los manchadores de savia, utilizan como alimento los almidones, azúcares, proteínas y/o grasas almacenadas, lo que produce decoloraciones, pero tienen muy poco efecto en la dureza de la madera.

2. Humedad. Para su crecimiento los hongos que causan pudrición de la madera requieren que ésta tenga un contenido de humedad de alrededor del punto de saturación de las fibras, lo que para la mayoría de las especies de madera en los EE.UU. varía (por especie) de 28 a 32%. Por debajo del punto de saturación de las fibras, el hongo se vuelve inactivo pero no muere y el crecimiento se reinicia cuando la humedad requerida está presente de nuevo. Los hongos que no causan pudriciones de la madera requieren un contenido de humedad de alrededor del 20% para su crecimiento, por debajo de este punto, igual que en el caso anterior, se vuelven inactivos pero no mueren.

3. Temperatura. Los hongos están inactivos o latentes a temperaturas bajas. La mayoría alcanzan proporciones óptimas de crecimiento entre 21 y 29º C y mueren con breves exposiciones a temperaturas entre 40 y 66º C.

4. Aire/Oxígeno. Los hongos de pudriciones requieren sólo un contenido del 5% del oxígeno en el aire, así que esto rara vez es un factor limitante. Sin embargo, el crecimiento de los hongos se detiene por inmersión en agua o al sepultarlos a varios pies de profundidad en el suelo, debido a la falta de oxígeno.
Los hongos de la pudrición marrón y los conductores de agua atacan principalmente maderas blandas (coníferas/perennifolias) como el pino, el ciprés y el abeto. El hongo de la pudrición blanca ataca principalmente maderas duras (árboles de hoja ancha) como el arce y el roble. Los hongos que manchan la savia y la superficie atacan la madera tierna de ambos tipos, madera blanda y dura. La pudrición de bolsa blanca ataca madera blanda, principalmente el pino Douglas.

Los hongos generalmente entran a las estructuras como esporas acarreadas por el viento. Otra forma puede ser el suelo si hay contacto madera suelo. Es posible introducir madera infestada durante la construcción o después. Independientemente de la fuente, para que el crecimiento del hongo se presente debe existir la combinación adecuada de alimento, humedad, temperatura y aire.

CONTROL: El factor crítico para que se desarrolle un problema de daños por pudrición de madera no es la ausencia del hongo, sino la falta de condiciones que favorecen su desarrollo.

1. El primer paso en el control de hongos que causan pudrición de la madera es una inspección detallada de la estructura para localizar señales de problemas de humedad. Estas áreas deben ser revisadas sobre la presencia o daños de hongos. Se debe hacer lo siguiente:
a. Dentro de la casa, revisar la evidencia de asentamientos y/o abultamientos del piso, pudrición de las tablas de base, pintura o revestimiento ampollado, muros con roya, fugas de plomería en las instalaciones de baño y cocina, secadoras de ropa inadecuadamente ventiladas, condensación de aires acondicionados, manchas de agua en las tejas o cubierta de los tejados y ventilación adecuada de los áticos.
b. En el exterior de la casa, debe revisarse pintura levantada/ampollada en los acabados, número adecuado (mínimo 4 ventilas; 0,1 m2 de ventila cada 14 metros cuadrados de área de espacio de gateo sin barrera de vapor o de 0,1 a 0,15 metros cuadrados si hay barrera de vapor) y ubicación (1 ventila dentro del metro de cada esquina) de las ventilas del área de gateo, así como que estén adecuadamente abiertas, niveladas de forma que puedan sacar el agua de la parte inferior de la casa y con nivelación de 20 cm. por debajo de la línea de cimentación y sus lados, goterones adecuadamente colocados, sin fugas ni obstrucciones, tableros de tela sin manchas o pudriciones, estructuras con relleno de tierra debidamente cerradas, cimientos impermeabilizados, desnivel de cocheras, musgo y líquenes en el tejado, sellado de ventanas y pintura desprendida o deslaminación de las puertas exteriores.
c. Debajo de la casa debe revisarse la humedad del suelo, estancamientos de agua, muros de cimentación húmedos, agua, manchas de agua o moho en las juntas del piso o el entrepiso, plomerías con fugas, espacio libre en el área de gateo de al menos 45 cm.; barrera de vapor o aislamiento entre el piso y el entrepiso, contacto madera-suelo, cubierta del suelo y señales obvias de pudrición.
d. Debe asegurarse de poder ver y posteriormente tener acceso a cualquier área inaccesible.

2. El segundo paso consiste en ejecutar las acciones y/o recomendaciones correctivas y debe incluir lo siguiente:
a. Primero, asegurarse que los goterones, canales y caídas de agua están adecuadamente instalados y tanto éstos como los tejados están en buenas condiciones.
b. Enseguida, la mayoría de los problemas de humedad de la construcción por el espacio de gateo pueden corregirse o neutralizarse con la instalación del número y ubicación correcta de ventilas y la instalación de una barrera de polietileno o barrera de vapor para la humedad del suelo, que cubra 70 a 80% del suelo expuesto.
c. Las casas con sótano pueden requerir la instalación de una bomba de pozo.
d. Además de estos pasos simples, pueden requerirse modificaciones estructurales. Estas incluyen la nivelación adecuada y sistemas de drenaje para que el agua pueda acarrearse lejos de la estructura así como impermeabilización de los cimientos, sellado de las cocheras con relleno de tierra, proporcionar una claridad mínima de 45 cm. en el espacio de gateo, etc.