Ratón de Patas Blancas

NOMBRE COMÚN: Ratón de patas blancas
NOMBRE CIENTÍFICO: Peromyscus leucopus (Rafinesque)
CLASE/ORDEN/FAMILIA: Mammalia/Rodentia/Muridae

Aunque con frecuencia todas las especies del género Peromyscus son mencionadas como ratón de patas blancas o ratón venado, todas la otras especies tienen nombres comunes diferentes. El ratón de patas blancas es una plaga estructural en áreas rurales, edificios auxiliares de veraneo/vacaciones y estructuras tipo cobertizo, así como las casas suburbanas situadas en las cercanías de los bosques. Tienen importancia médica por ser portadores principales del hantavirus que causa el síndrome pulmonar del hantavirus (HPS por sus siglas en inglés).
Reconocimiento:

Los adultos miden de cabeza y cuerpo alrededor de 1,4 a 10,5 cm, el largo de la cola es alrededor de 6,2 a 10,2 cm y las patas traseras 2,2 cm de largo; orejas pequeñas, menos de 1,3 cm de alto; pesan alrededor de 10,6 a 42,5 g. Bicolores, parte superior grisácea a marrón rojizo profundo, patas y panza blancas. La cola siempre agudamente bicolor, más larga que la mitad del tamaño de la cabeza y cuerpo combinados y cubierta de pelos cortos. Patas traseras con 6 cojinetes cada una. Los jóvenes son similares pero con la parte superior gris y blanca la inferior.
Debe hacerse notar que la separación entre especies de Peromyscus es difícil, requiriendo con frecuencia los servicios de un taxónomo experto en roedores, pero la característica de tener la cola bicolor y velluda fácilmente lo separa del ratón casero Mus musculus Linnaeus.
Grupos similares:

(1) Ratón venado (Peromyscus maniculatus) forma boscosa por lo general más grande, patas traseras y cola más grande, y forma de las praderas más pequeña, con la cola y las patas traseras también más cortas. (2) Viejo ratón del campo (Peromyscus polionotus) color blancuzco difuso arriba con blanco debajo, más pequeños, y la cola de menos de la mitad del largo del cuerpo y cabeza combinados. (3) Ratón del algodón (Peromyscus gossypinus) un poco más grande y patas traseras más grandes (1,9 - 2,5 cm). (4) Ratón cepillo (Peromyscus boylii) cola del mismo tamaño o mayor a cabeza y cuerpo combinados. (5) Ratón del cactus (Peromyscus cremicus) y ratón de tobillos blancos (P. pectoralis) con pelos largos distinguibles en los 2,5 cm finales de la cola. (6) Ratón piñonero (Peromyscus truei) y ratón de las rocas (P. difficilis) con orejas muy largas, cerca de 2,5 cm de alto.

Biología:

Las hembras por lo general tienen de 2 a 6 crías. El período de gestación dura de 21 a 24 días. Producen 2 a 4 camadas por año. Comienzan a reproducirse a las 10 u 11 semanas de edad. Su rango de vida es de 2 a 3 años en vida silvestre y más de 5 años en cautiverio.

El ratón de patas blancas tiene importancia médica por que es fuente principal de hantavirus que causa el Síndrome Pulmonar de Hantavirus (HPS por sus siglas en inglés). Este virus se transmite principalmente por la inhalación de partículas de polvo contaminadas con la orina y/o heces fecales del ratón de patas blancas infectado. El período de incubación de la enfermedad es de hasta 30 días. Si se presenta la muerte, esta llega dentro de 12 a 35 días después de contraer la enfermedad y será como resultado del llenado de líquido en los pulmones o por paro cardíaco. Desde octubre de 1996 han sido registrados 153 casos de HPS en los Estados Unidos con una tasa de fatalidad del 40% (la tasa general es del 50%).

Hábitos:

El ratón de patas blancas es de hábitos nocturnos. Construyen sus nidos en cualquier ubicación oculta como nidos abandonados de aves/ardillas, madrigueras abandonadas por otros mamíferos pequeños, troncos y edificios. Cuando el nido se ensucia, lo abandona y construye otro en diferente ubicación.

Se alimentan de semillas, nueces, frutas, escarabajos y otros insectos. Sus 2 comidas favoritas son el centro de las cerezas negras y las semillas de la hierba joya. En el otoño, almacenan semillas y nueces cerca de sus nidos.

El ratón de patas blancas tiene un rango de vivienda de 0,2 a 0,6 ha. Su población varía de 9,9 a 29,6 por ha. Son muy activos durante todo el año, pero permanecen en su nido durante clima muy frío. En el norte algunos hibernan.

Durante los meses más fríos, frecuentemente entran a las casas, cocheras, cobertizos y ocasionalmente a los vehículos recreacionales (VR) guardados y otros vehículos de uso poco frecuente. Pueden dañar alimentos y relleno de los muebles. En casas vacacionales de verano desocupadas, el daño a los muebles tapizados para usarlos como nido o materiales para hacer el nido, puede ser muy extenso.

Cuando se alarma, un ratón de patas blancas tamborilea rápidamente con sus patas delanteras.

CONTROL: La clave para cualquier programa de control de ratones es la identificación (hasta Peromyscus es suficiente), higiene, eliminación de refugios y modificación estructural para hacer el edificio a prueba de ellos. Cuando el ratón de patas blancas se localiza en las estructuras ocupadas, pueden ser fácilmente controlado usando trampas de resorte cebadas, ubicadas en las esquinas, a lo largo de las paredes y debajo de los objetos. Virtualmente cualquier técnica usada para control de ratón doméstico funcionará bien. En estructuras desocupadas pueden funcionar bien los cebos envenenados, pero solo existen unos cuantos etiquetados para ratón de patas blancas.

La exclusión es el mejor método de control. Sellar cualquier agujero de entrada con diámetro de 3 mm con malla de criba. Se debe poner particular atención a cualquier agujero que sea más o menos del diámetro de un lápiz. Si la estructura está deteriorada debido a la falta de mantenimiento y/o la edad este tipo de exclusión resulta impráctica, y entonces debe considerarse el trampeo exterior del ratón venado para reducir las probabilidades de invasión.

Para reducir el atractivo de la estructura, deben almacenarse las semillas para aves y alimento seco para mascotas en otras áreas que no sean la cochera o los almacenes de cobertizos.

Debido a que el ratón de patas blancas es portador principal de hantavirus, es prudente practicar precauciones mínimas de seguridad. Entre ellas se incluye:

1. Usar un respirador con filtros HEPA (alta eficiencia en partículas de aire) cuando se trabaja con trampas de roedores, en áreas confinadas con orina y/o desechos, o con roedores muertos.

2. Usar guantes de plástico o hule al estar manipulando ratas o trampas; estos deben ser desinfectados después de quitárselos.

3. Desinfectar las trampas contaminadas con orina, desechos o en las que alguna rata es capturada; se puede utilizar algún desinfectante comercial o blanqueador diluido (3 cucharadas/galón de agua).

4. Tratar las ratas muertas con un desinfectante antes de manipularlas y/o usar la técnica de la bolsa invertida (volver la bolsa hacia fuera y usarla como guante, recoger la rata y sosteniéndola volver la bolsa nuevamente, y sellar la bolsa).

5. Desinfectar cualquier desecho de las ratas antes de removerlas; si se utiliza una aspiradora, debe estar equipada con filtros HEPA.

6. Si se desarrollan reacciones febriles o enfermedades pulmonares en los 45 días de la exposición potencial, debe buscarse asistencia médica inmediata e informar al médico que atiende, el riesgo ocupacional.